1. Home
  2. »
  3. Mercados
  4. »
  5. La inversión a largo plazo es cada vez más difícil

La inversión a largo plazo es cada vez más difícil

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Tras realizar un doctorado en la Universidad de Columbia, Bart Turtelboom se incorporó al Fondo Monetario Internacional (FMI) como economista en 1994. Tres años más tarde se trasladó al sector financiero y se estableció en Londres. Ha vivido y trabajado allí durante 21 años.

Primero en el Deutsche Bank, luego en Morgan Stanley y GLG Partners, entre otros, el fondo de apalancamiento de Pierre Lagrange, nacido en Bélgica. Para los dos últimos gestores de activos, Turtelboom era conjuntamente responsable de las inversiones en el mercado en crecimiento.

La consolidación del mercado de fondos y el aumento de la regulación hicieron reflexionar a Turtelboom. Vivimos en un entorno de enormes desarrollos tecnológicos. Inteligencia artificial, coches autopropulsados…. El poder disruptivo de estas nuevas tecnologías crea una enorme incertidumbre a largo plazo. Cada vez es más difícil estimar una inversión en un plazo de cinco a diez años. Por eso busco inversiones a corto y mediano plazo con un crecimiento razonable que pueda generar ingresos rápidamente», dice. En parte por esta razón, fundó APQ Global en 2013, una compañía de inversiones que le permite participar libremente en los sectores en los que ve potencial.

En la actualidad, invierte, entre otras cosas, en el sector de las telecomunicaciones. No en los jugadores tradicionales, sino en las empresas intermedias. Si navegamos en el extranjero con nuestro smartphone o hacemos llamadas con un plan de Proximus, Proximus tiene que comprar capacidad del operador extranjero. Este servicio de intermediación es prestado por las denominadas sociedades mercantiles. Se trata de un mercado en rápido crecimiento de varios cientos de miles de millones de dólares en el que vemos mucho potencial, porque cada vez se intercambian más datos.

Bart Turtelboom: «Vivimos en circunstancias excepcionales. El tipo de interés a diez años de los bonos del Estado está por debajo de cero en Alemania. En los países occidentales, los tipos de interés reales son negativos. Además, vemos valoraciones extremas en los mercados de valores, con los de los países del G7 todavía cerca de su punto máximo. Los bonos corporativos también se han vuelto caros».

Estas valoraciones se ven contrarrestadas por una ralentización del crecimiento económico. Las tasas de crecimiento en China están cayendo por debajo del 6 por ciento, las economías de Europa y EE.UU. se están desacelerando y los efectos de la guerra comercial están empezando a jugar malas pasadas. Si bien todavía hay partes dispuestas a comprar deuda soberana a tipos de interés negativos, es evidente que existen pocas buenas opciones para los inversores. Nos enfrentamos a la represión financiera.

¿Cómo lo ve evolucionar?

Turtelboom: «Si se mira en la historia financiera a los períodos con una tasa de interés real negativa, se ve que se invierte mucho dinero en proyectos en los que varios expiran al borde del fracaso. Este es el resultado de dinero gratis. Veo similitudes con la manía de los tulipanes en el siglo XVII o la publicidad en Internet de finales de la década de 1990.

¿También esperas que la burbuja estalle?

Turtelboom: «En un entorno así hay dos posibilidades. O recibes un shock de inflación inesperado. O te declaras en bancarrota. Sin embargo, no veo una repetición de la Gran Depresión que golpeó a los Estados Unidos a finales de la década de 1920. Probablemente seguiremos avanzando a la par, con un crecimiento moderado y una inflación moderada. El problema, sin embargo, es que el sistema económico occidental no está preparado para ello. Sólo funciona con una inflación y un crecimiento nominal razonables.

¿Todavía tienen los bancos centrales suficientes armas para sacar a la economía de la crisis?

Turtelboom: ‘No es porque la tasa de interés está fijada en 0% que los bancos centrales ya no tienen armas. Pueden seguir comprando bonos del Estado y mantener así el tipo de interés a largo plazo en el 0 por ciento, como ha hecho Japón durante años».

Pero existen riesgos. No sólo crece la sensación de inseguridad, sino que también sabemos que la política monetaria no ofrece una solución estructural. Además, crea una situación insostenible. Suponiendo una tasa de inflación alemana del 1,3% para los próximos diez años y un tipo de interés de los bonos del Estado alemanes del -0,4%, usted pierde un 1,7% anual como inversor. Dentro de diez años, eso es aproximadamente el 17 %. ¿Quién está dispuesto a asumir esa pérdida?

¿Pueden los mercados en crecimiento seguir siendo un motor de la economía mundial?

Turtelboom: «Las acciones en los mercados en crecimiento tuvieron un buen desempeño entre 1995 y 2010, porque hubo una recuperación después de la caída del comunismo. Se trataba de un entorno en el que los países emergentes asumían estructuralmente una mayor participación en la economía mundial. Pero la cuestión es si esta integración de los mercados en crecimiento en la economía mundial puede continuar. Vemos más proteccionismo, con la guerra comercial entre los Estados Unidos y China como el mejor ejemplo. La política proteccionista de los Estados Unidos puede proteger ciertos sectores a corto plazo, pero a largo plazo es desastrosa. El proteccionismo significa que no espero que los mercados en crecimiento sigan siendo un motor igualmente importante para la economía mundial.

Además, hay un efecto secundario importante que debemos tener en cuenta. Los flujos migratorios, especialmente los procedentes de África, continuarán llegando, porque la brecha con Occidente sigue siendo grande. El continente africano necesita urgentemente un plan de acción, con grandes inversiones en infraestructura y educación».

¿Dónde ve oportunidades de inversión?

Turtelboom: «Están surgiendo nuevos sectores, como los medios sociales. La escala en la que se puede llegar a la gente con los medios sociales es enorme. Cuando se ve que la familia Kardashian ha construido una marca fuerte a nivel mundial sin gastar 1 dólar en publicidad, es evidente que los modelos antiguos lo están pasando mal. También son interrogados en las ferias. Observe la relación precio/beneficio de Volkswagen, una empresa con 636.000 empleados. ¡Bueno, son seis! Y eso en un momento en que los mercados de valores están en su apogeo. Demuestra lo rápido que están cambiando los mercados. Esta incertidumbre se manifiesta no sólo en las bolsas de valores y en la economía, sino también políticamente.

¿En qué sentido?

Turtelboom: «Tenemos una población que envejece. Y aunque el crecimiento económico sigue siendo bajo, tendremos que hacer frente a la inflación en el gasto público en asistencia sanitaria y pensiones. Esto tiene consecuencias para la carga fiscal.

El resultado es un aumento del populismo. Estamos avanzando hacia una política de extremos. Usted puede decir mucho sobre el presidente republicano Donald Trump, pero mire a los candidatos demócratas para las próximas elecciones presidenciales en los Estados Unidos. También tienen en mente una política más agresiva. Así que tenemos extremos tanto en el lado izquierdo como en el derecho. Eso también crea mucha incertidumbre.

¿Qué opina de la Directiva europea MiFID II? ¿Ha rediseñado a fondo el sector de los fondos?

Turtelboom: `Una consecuencia del aumento de la regulación es que la base de costes se hará más pesada. Mira las acciones de los gestores de activos. A menudo les va mal. Se enfrentan a costes más elevados y los ingresos no aumentan. Como resultado, vemos más consolidación para crear escala.

Otra consecuencia importante de MiFID II es que todos se centran en los mismos productos. A largo plazo, esto no es sostenible y se obtiene una competencia de precios adicional».

¿Cómo ve el creciente éxito de los fondos indexados?

Turtelboom: «Lleva hasta que se detiene, y nunca se detendrá. Un mercado en el que todos invierten pasivamente ya no es un mercado. Soy más positivo sobre la gestión activa que sobre la gestión pasiva.

Experimentarás el Brexit desde la primera fila. ¿Cómo lo ves tú?

Turtelboom:’El brexit muestra lo difícil que es un sistema democrático con algo sobre lo que todo el mundo está tan dividido. No sólo los partidos políticos, sino también los bancos, los clubes de fútbol, todos tienen opiniones diferentes sobre el brexit. Pase lo que pase, esas fallas permanecen. La sociedad seguirá dividida y el sistema político lo pasará muy mal.

A medio plazo, brexit es un negocio desastroso. Si un país decide abandonar un club que ofrece estabilidad económica, que es su mayor socio comercial, entonces es difícil de justificar. La idea de que el Reino Unido celebrará un acuerdo comercial con Japón mejor que el que ha celebrado la Unión Europea es utópica. Temo las consecuencias económicas.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on tumblr

Noticias Relacionadas