1. Home
  2. »
  3. Noticias
  4. »
  5. Frank De Winne: «Tenemos que encerrar a nuestros líderes mundiales en una estación espacial durante…

Frank De Winne: «Tenemos que encerrar a nuestros líderes mundiales en una estación espacial durante seis meses».

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

¿Cómo se pone nervioso un hombre que ha estado en el espacio durante más de seis meses y que alguna vez ha tenido que catapultarse de un avión de combate que se estrelló? Con una simple cámara, resulta que. «No me gusta salir en las fotos», dice Frank Vizconde De Winne, mientras nuestro fotógrafo dispara en acción. «Échame una mano. ¿Qué hago con mis manos? en mis bolsillos?»

Otra cosa buena que el astronauta puede ser fotografiado en su hábitat: el Centro Europeo de Astronautas, donde De Winne entrena a los futuros vaqueros espaciales para la Agencia Espacial Europea (ESA) y supervisa todas las misiones en la estación espacial internacional. A De Winne le encanta dar la entrevista en una réplica a tamaño natural de la ISS; pasó seis meses en la estación espacial real en 2009. Claramente se siente a gusto en él, quizás porque no hay fotógrafos en el espacio.

Pasaste un total de 199 días en el espacio. ¿Cuándo vas al 200?

«(Risas) Eso no volverá a pasar. Mi carrera activa como astronauta ha terminado».

¿No quieres volver al espacio? Es difícil de creer.

«Por supuesto que me gustaría hacerlo de nuevo, no hace falta decirlo. Si me piden que me vaya mañana, me iré inmediatamente. Pero ahora depende de la generación joven. Quiero asegurarme de que puedan desarrollar sus carreras, tal y como yo he tenido la oportunidad de hacerlo. Por poner sólo un ejemplo: ayudé a entrenar al astronauta italiano de la ESA, Luca Parmitano. En 2009, fui el primer comandante europeo de la ISS, y ahora él es su comandante. Eso es gratificante.

«Con Europa, sólo tenemos un vuelo al año. En teoría, tres o cuatro astronautas podrían dominar los viajes espaciales europeos durante veinte años. ¿Pero cuál es el sentido de eso? Los jóvenes están creando una nueva dinámica. Los astronautas de hoy están activos en Twitter, Facebook e Instagram. A veces tienen más de un millón de seguidores. Inspiran a los jóvenes. ¿Yo? (Risas) Tengo 0 seguidores, porque no estoy en las redes sociales. Eso lo dice todo.»

¿Podrías hacerlo físicamente?

«Así es. Tenía 48 años en mi último vuelo de todos modos. Podría haber seguido por lo menos otros diez años».

¿Su estancia de seis meses en la habitación no dejó ningún rastro?

«Sí, lo hiciste, es inevitable: tus músculos se están calmando. Y aunque los ejercicios realizados por nuestros astronautas están mejorando cada vez más, la osteoporosis sigue siendo un problema importante. Usted pierde alrededor del 1 al 2 por ciento de su masa ósea en el espacio cada mes. Podemos compensar esto parcialmente con ejercicios, pero en algún momento hay un debilitamiento irreversible.

«Mi mayor problema es mi visión deficiente. En el espacio, la forma de mi ojo derecho ha cambiado. La espalda ya no es esférica, sino un poco plana. Algo como esto sólo les pasa a los astronautas que han permanecido en el espacio durante varios meses, como yo. Y por una razón u otra, el ojo derecho está especialmente afectado. Ahora tengo que llevar gafas. Por tu salud no tienes que volar al espacio, ya lo sabemos con seguridad. Pero no es como si te quedaras con enfermedades que ponen en peligro tu vida. Digamos que esos pequeños inconvenientes que estoy experimentando ahora habrían llegado con los años de todos modos».

¿No fue el impacto emocional el más duro? ¿No sufriste el síndrome de Buzz Aldrin, llamado así por el segundo hombre en la luna: los astronautas experimentarían profundos sentimientos de melancolía y desesperanza, porque una vez de vuelta en la tierra nada puede igualar su viaje espacial?

«A menudo me hacen esa pregunta, pero nunca caí en un agujero negro. Yo lo veo de esta manera: en la vida pasas por diferentes fases. La pasé muy bien en la Fuerza Aérea. Estaba muy contento de poder pilotar un F-16. Cuando me convertí en astronauta, la gente me preguntó si no echaba de menos volar. Como me preguntan ahora si no echo de menos los viajes espaciales. Claro que lo echo de menos, pero he recuperado muchas cosas. Estoy al frente de la industria espacial europea, hago contactos con China, ayudo a dar forma a los proyectos de las próximas décadas. Eso también me da mucho placer».

¿Te han cambiado tus viajes espaciales?

«Por supuesto, estos viajes me han impresionado mucho. Cuando miras la tierra en el espacio, te das cuenta de lo hermoso que es nuestro planeta, pero también de lo frágil que es. Estamos sentados en una pequeña bola azul en una gran galaxia, en una galaxia inconmensurable, en un universo infinito. No representamos nada, nada en absoluto. De eso me di cuenta por primera vez en la estación espacial. Lo único que nos mantiene vivos es la atmósfera. Y desde el espacio se puede ver que la atmósfera no es más que una fina membrana.

«Mi tiempo en el espacio fue una experiencia única, y me doy cuenta de que soy uno de los pocos afortunados. Pero, ¿realmente me cambió? Sigo siendo un ingeniero, un alfabético. (Risas) Mi vida se basa en la lógica, y un poco menos en las emociones».

¿Entonces qué cambiaste?

«Mis cinco años como embajador de Unicef. He visto cosas que se quedarán conmigo para siempre. Niños que son vendidos en Benin, o que fueron quemados a medias por la guerra civil en Darfur. He visto las cosas terribles que la gente se hace unos a otros. que me ha afectado como persona mucho más que mis viajes espaciales».

¿Has guardado amistades de tus viajes espaciales?

«El canadiense Bob Thirsk y el ruso Roman Romanenko, con los que salí para mi segundo viaje a la ISS, todavía los considero buenos amigos. Eso es lo que me gusta de los viajes espaciales: cruzamos la frontera, trabajamos juntos, aprendemos a apreciar otras culturas».

Aprendiste ruso y ahora estás casado con una rusa.

«Al aprender ruso, se me ha abierto un nuevo mundo. Siento una afinidad por esa cultura. Podemos aprender mucho de su manera jovial de comer. En Rusia, cuando un gran grupo de personas se une a nosotros para una comida, hay un brindis constante. El uno para el otro, para una anécdota pasada. Eso hace que las conversaciones sean maravillosas, especialmente cuando estás cenando con gente que no has visto en mucho tiempo.

«También me gusta dar la bienvenida a mis amigos internacionales en mi propio país. Hace dos años, llevé a mis colegas rusos y canadienses al ciclocross de Gavere».

No lo dices en serio. Tenemos tanto que ofrecer, ¿y usted opta por el ciclocross?

«(Risas) Soy un amante de este deporte. Y es realmente flamenco, ¿no? Puro recinto ferial. Tiene algo para tomar una pinta juntos en una tienda de campaña así después de la carrera. Mis colegas también, por cierto».

Mientras estamos aquí, será mejor que preguntemos: ¿cómo está Frank De Winne?

«Bien. Muy bien, incluso. He permanecido activo en el mundo de la ciencia y los viajes espaciales. Tengo suerte de dedicar toda mi vida a mi pasión».

Para esa pasión se necesita dinero. Esta semana es crucial para el futuro del espacio europeo.

«La Agencia Espacial Europea (ESA) ha estado trabajando durante muchos años con vistas a la conferencia de esta semana, Space19+. En esa ocasión, presentaremos los planes que queremos lograr en las próximas décadas. Corresponde a los Estados miembros aprobar los proyectos y proporcionar los recursos. Esto podría marcar el comienzo de una nueva era de 30 años de exploración espacial europea.

«En primer lugar, pediremos a los ministros que mantengan a Europa a bordo de la Estación Espacial Internacional y que la modernicen. Seguimos trabajando en el espacio con tecnología que se remonta a los años ochenta.

«En segundo lugar, proponemos planes que atraen a la imaginación: nuestra ambición de viajar a la luna.

¿Tendremos un europeo en la luna por primera vez?

«Eso depende de los estados miembros de la ESA. Presentamos el proyecto en el que hemos estado trabajando desde 2012: el Portal. Queremos lanzar una nave espacial tripulada que orbita alrededor de la luna y sirve como una especie de base para expediciones lunares.

«Queremos empezar a prepararnos para esos alunizajes. A largo plazo, el objetivo es organizar misiones lunares más largas desde el Portal. Los equipos podrían quedarse allí durante meses. En la luna misma, tendremos que utilizar los recursos disponibles allí. Necesitamos convertir el agua en oxígeno, hidrógeno y combustible. Y a través de la impresión en 3D, podemos construir campamentos y otras estructuras con reguladores, materiales que se pueden encontrar en la luna. El año que viene construiremos una sala aquí en Colonia en la que simularemos la superficie de la luna para probar todo tipo de tecnologías».

¿Cuánto costará todo esto?

«En total, la ESA solicita una inversión de 12.500 millones de euros para los próximos tres años, de los cuales 2.000 millones de euros para el programa de exploración. Esto último asciende a un euro y medio por europeo, es decir, ni siquiera una pinta al año. Lo que hemos dejado claro a los Estados miembros en los últimos años es que el espacio no es un coste, sino una inversión. Cada euro que un país gasta en exploración espacial genera 3 euros en actividad económica. Tales inversiones crean puestos de trabajo y prosperidad, y además, los países recuperan una gran cantidad de dinero por medio de los impuestos que de ellas se derivan».

Bélgica ya no está sentada sobre una gran bolsa de dinero para invertir.

«Hay mucha voluntad política, sabes. Los partidos belgas entienden muy bien que no hay petróleo bajo nuestros pies que podamos aprovechar. Nuestras materias primas son el conocimiento, la innovación y la tecnología.

«Con la ESA, presentaremos en la conferencia un programa que nos permitirá desarrollar todo tipo de técnicas de observación de la Tierra en los próximos diez años. Estas tecnologías se utilizarán posteriormente en Copérnico, el Programa de Observación de la Tierra de la Unión Europea. Si Bélgica se niega a invertir ahora, nuestra industria tampoco participará en estos futuros programas espaciales, a pesar de que tenemos suficientes actores altamente cualificados en este ámbito. Esto también se aplica a las telecomunicaciones y a la 5G. Si no apoyamos a las empresas belgas para que sigan desarrollando estas tecnologías junto con la ESA, simplemente desaparecerán del mercado en un plazo de cinco a diez años. Si Bélgica se queda al margen, los puestos de trabajo no se perderán de inmediato mañana, sino que se perderán dentro de unos años. Tenemos que estar de acuerdo con esto para fortalecer nuestra posición competitiva dentro de Europa».

Pero, ¿puede nuestro país decidir invertir sólo 250 millones de euros al año? Nuestro gobierno sigue en el negocio.

«Depende de los políticos encontrar soluciones creativas. Pero es un problema, sí. Los belgas pueden pensar: nuestro país está en marcha, ¿cuál es el problema? Y en alguna parte está: la electricidad no se apaga sin un gobierno, todavía hay agua saliendo del grifo y la policía protege a los ciudadanos. Pero poco a poco nos arriesgamos a hipotecar nuestro futuro. Se trata de decisiones como la de esta semana, que determinan si podemos mantener nuestro nivel de prosperidad y empleo para las personas con un alto nivel de educación para el año 2030. Pero como se ha dicho, los partidos políticos parecen entenderlo».

Una pregunta para el lector que busca las estrellas: si todo va bien, ¿buscará pronto viajeros europeos a la luna?

«Si la conferencia tiene éxito, incluso comenzaremos una selección a finales del próximo año. Buscamos científicos de entre 27 y 37 años que ya tengan experiencia operativa».

¿Me estás hablando bien para que podamos tener un primer belga en la luna?

«(Risas) No me atrevería. Por cierto, las primeras selecciones son completamente ciegas. En 2009, 8.000 candidatos a astronautas pasaron la primera ronda. Terminamos con veinte de los mejores candidatos, seis de los cuales se quedarían. Y luego tienes que ser realista: Alemania, Italia, Francia y el Reino Unido representan en conjunto más del 80% del presupuesto de la AEE. Estos países quieren formar parte del equipo. También están los Estados miembros más pequeños. Los belgas interesados que leen con nosotros tienen suerte, porque Bélgica siempre ha contribuido mucho a la ESA. Por eso también pude ir al espacio en ese momento. Así que es ciertamente posible.»

De lo contrario, estaremos volando al espacio como turistas.

«Una docena de turistas ya han volado con los rusos, y la NASA pronto permitirá que SpaceX y Boeing organicen vuelos privados a la ISS. Pero un billete puede costar alrededor de 50 millones de euros. Eso es un poco decepcionante.

«Se ha convertido en un mundo diferente. Incluso más que en el pasado, los bloques de poder están trabajando juntos, en lugar de estar involucrados en una carrera entre ellos. China, que tradicionalmente ha jugado un poco más para sí misma, también está cada vez más abierta a la cooperación. Así como tuve que aprender ruso antes de irme, tres astronautas están ahora aprendiendo chino aquí. Una exploración de la luna será una colaboración entre Europa, China, Rusia y los Estados Unidos».

¿Por qué funciona esta cooperación en el espacio?

«La curiosidad humana no conoce fronteras nacionales. En el espacio, somos principalmente representantes de la humanidad, como siempre ha sido el caso. Incluso en medio de la Guerra Fría, un cohete Apolo americano se acopló a un cohete soviético en el espacio».

Más que fanáticos de Star Trek, pronto estarás buscando gente inteligente que pueda hacer frente a una gran diversidad cultural.

«De hecho: los candidatos a astronautas tienen que ser personas dinámicas con una mente abierta. Durante la formación les enseñamos a trabajar en equipo. Los ponemos juntos en una cueva, donde tienen que realizar tareas como en el espacio durante unos días.

«Por cierto, también era fan de Star Trek. Aún así, incluso. Anoche vi otro episodio. (Risas)»

Estás confirmando todos los clichés de los astronautas.

«Puedo disfrutar de la ciencia ficción. El marciano fue una película fantástica. Y la gravedad también fue brillante, gracias a esas magníficas imágenes! Esa fue la más similar a la forma en que experimenté mis viajes espaciales. A pesar de que el escenario era bastante increíble. De todos modos, no se mira la ciencia ficción como una trama realista, por supuesto».

¿Es realista un viaje espacial tripulado a Marte? La ya desaparecida compañía MarsOne de los Países Bajos prometió un primer viaje al planeta para el año 2027, sin necesidad de un billete de vuelta.

«Encuentro algo como esto totalmente poco ético. Después de dos semanas en Marte, todo el mundo moriría. Permítanme poner esta idea en perspectiva: ahora estamos trabajando con la NASA para conseguir un coche robot en el planeta y para volar de vuelta a la Tierra con muestras del suelo. Esto no será posible, como muy pronto, hasta el año 2031, y esto afecta a muestras de 300 gramos en total, eso es todo. Un viaje tripulado a Marte no es la primera vez, excepto en sf-films.»

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor www.DeepL.com/Translator

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on tumblr

Noticias Relacionadas